Llevábamos tiempo esperando a que las rebajas diesen el pistoletazo de salida para darle un poco de aire fresco a nuestro armario, y por fin ha llegado el momento. La necesidad de renovar nuestras prendas y de contar con nuevas opciones para construir nuestros looks, nos hacen lanzarnos de lleno, a veces sin medida, a la caza de los mejores chollos de la temporada.

Porque reconozcámoslo, muchas veces terminamos llevándonos a casa prendas que no necesitamos, prendas que acaban olvidadas en el fondo del armario sin estrenar o prendas idénticas a las que ya teníamos. Y es que es complicado mantener la cabeza fría y no dejarse llevar por los descuentos, por eso, hoy te damos unos pequeños trucos para que estas rebajas hagas tus compras más inteligentes.

Primer paso: hacer inventario

Antes de realizar ninguna compra, es necesario hacer un repaso de lo que ya tenemos, y porqué no, aprovechar para organizar el armario. Te ayudará a hacerte una idea de todo lo que dispones y de qué es lo que necesitas comprar. Si te saltas este paso, es muy probable que acabes con prendas muy similares a las que ya tienes en casa.

Fijar un presupuesto

Si no quieres que tu cuenta corriente te de una desagradable sorpresa a final de mes, establece un límite de dinero para emplear en tus compras de rebajas y, lo más importante, trata de cumplirlo. Al tener una restricción presupuestaria, te será más fácil distribuir tus fondos entre las prendas que realmente necesitas. Sabemos que es difícil resistirse a las etiquetas de descuento, pero no imposible. ¡Tú puedes!

Hacer una lista de necesidades

Darse un capricho nunca viene mal, pero siempre que su compra no sustituya a la de las cosas que realmente necesitamos. Con el inventario ya listo, y el presupuesto fijado, haz una lista de aquellas prendas que toca renovar, y determina cuánto quieres invertir en cada una. Al final van a ser las que más rendimiento te den y las que te sacarán de más de apuro de estilismo.

Ronda de reconocimiento en la web

Normalmente, la vorágine de los primeros días de rebajas convierte las tiendas en una auténtica selva de prendas, en la que apenas se puede ver nada. Ese desorden no te permite hacerte una idea de todas las prendas que están rebajadas y lo único que facilita son las compras impulsivas. Una buena forma de tener controlados todos los descuentos y poder elegir lo que te interesa, es echando un vistazo a las webs de tus marcas favoritas, para después ir a tiro fijo.

Pensar en el largo plazo

Cada vez es más frecuente encontrar sandalias en las rebajas de invierno y ropa de abrigo en las de verano, y a mejor precio que en la temporada de descuento que les correspondería por orden estacional. Si ves alguna prenda de otra época que te gusta y está a buen precio, no te lo pienses. Sabemos que a veces se hace raro compras cosas que vas a tardar meses en estrenar, pero si se trata de buenas oportunidades, hay que tener una visión más de largo plazo.

Guardar todos los tickets de compra

Es algo que parece que cae de cajón, pero que mucha gente, por descuido o por despiste, no hace. Que si no te lo pruebas en tienda y al llegar a casa ves que no es tu talla, que si te lo llevas por si acaso pero después te das cuenta de que no lo vas a utilizar, que si no te has fijado pero viene con una tara… Para cambios, devoluciones o cualquier reclamación sobre un producto, será necesario que presentes el justificante de la compra. Además, si pagas en efectivo, te servirán para llevar un registro de todos los gastos que has realizado.

Buscar un lugar y momento tranquilos

Si queremos evitar agobios innecesarios, es recomendable visitar las tiendas en las horas de menor afluencia del día, como a primera hora de la mañana o al mediodía. Además, si dispones de poco tiempo, un centro comercial será la opción más cómoda, ya que en el mismo espacio encontrarás todas tus marcas favoritas.

Con esta lista de pequeños consejos tienes todo lo que necesitas saber para cazar los mejores chollos de la manera más inteligente.

Share: