Este año, la visita de Papá Noel y los Reyes Magos será un poco diferente: han cambiado el trono por su smartphone y llamarán a los peques de la casa por videollamada